Góndola carril realizó uno de sus últimos viajes histórico y patrimonial desde Los Andes a Río Blanco

Góndola carril realizó uno de sus últimos viajes histórico y patrimonial desde Los Andes a Río Blanco

- en Los Andes
1994

28 pasajeros disfrutaron y revivieron la nostalgia de los años de gloria del Ferrocarril Transandino

Uno de los últimos viajes turístico, histórico y patrimonial de la temportada realizó la góndola carril, conducida por Alexis Olivares, la mañana del domingo desde la ciudad de Los Andes hasta la localidad precordillerana de Rio Blanco y en el que participaron 28 pasajeros, entre matrimonios, parejas y familias que llegaron hasta la maestranza desde Santiago, San Felipe e incluso 4 extranjeros provenientes de Croacia.

La actividad forma parte del programa que lleva a efecto la Asociación Chilena de Conservación del Patrimonio Ferroviario, el que se extiende desde marzo a noviembre con un viaje el primer domingo de cada mes.

No obstantes, este año se programaron dos viajes extraordinarios, uno ya efectuado el domingo 16 de octubre y el último que será el domingo 20 del presente mes.

Sergio Carmona, representante de la Asociación Chilena de Conservación del Patrimonio Ferroviario en la ciudad de Los Andes, manifestó que el propósito de la actividad es poner en valor y tener vigente el patrimonio ferroviario en Los Andes, de modo de mantener activo lo que fue el cruce en ferrocarril de la Cordillera de los Andes.

“Más que un viaje turístico, esto es vivir un viaje histórico y patrimonial, reviendo en parte cómo se cruzaba la cordillera hace 70 años, y lo hacemos en un vehículo que es monumento histórico con 90 años de antigüedad”.

Previo al viaje, a los pasajeros se les lleva a un pequeño tour por la maestranza, donde se cuenta la historia del ferrocarril y de las piezas históricas que se conservan en nuestra ciudad, con lo que se conoce algunos aspectos y detalles de sus características y lo que fue su operatividad.

Entre éstas se cuentan la locomotora a vapor Kitson-Meyer, el automotor diesel Schindler y el rotatario o barrenieve, las que fueron admiradas por los visitantes que también pudieron fotografiarse con este patrimonio ferroviario. De igual modo pudieron ver locomotoras eléctricas suizas que estaban guardados, sin embargo lamentaron que estén todas rayadas y el deprorable estado en el que se encuentran.

Después, tras subirse a la góndola carril y emprender el recorrido, en el trayecto se realizan detenciones en los sectores de Vilcuya y el Salto del Soldado, donde los viajeros puedan ver esos lugares y conocer puntos que solo se puede ver desde con este viaje.

Finalmente, al llegar a Rio Blanco se trasladan a una hostería donde se almuerza, luego hay un momento para descansar y conocer, y después se inicia el viaje de regreso. “Por las condiciones de tráfico y movimiento del tren metalero, no permite realizar otras actividades que nos gustaría hacer en la zona, ya que los tiempos que tenemos para circular son muy acotados”, indicó el personero.

Carmona puso énfasis que el objetivo de la Asociación Chilena de Conservación del Patrimonio Ferroviario es tratar de poner en servicio todas las piezas históricas que son susceptibles de entrar en operaciones, por lo que se trabaja en recuperar la locomotora a vapor Kitson Mayer y el automotor Schindler que se utilizaba para los viajes internacionales. “Nuestra idea es poder ofrecer, en el futuro próximo, también viajes en el tren a vapor y en el automotor hasta Rio Blanco, lo que va a depender de los financiamientos y las oportunidades que tengamos para hacer estos viajes”, enfatizó.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

Casa de Villa Sarmiento resultó destruida por incendio que se declaró la noche del martes

Bomberos de cinco compañías de Los Andes y