JUNJI entrega recomendaciones para elegir un jardín infantil o sala cuna

JUNJI entrega recomendaciones para elegir un jardín infantil o sala cuna

- en Los Andes
939
Los jardines infantiles de Junji se preparan para iniciar el nuevo año escolar.

Considerar aspectos educativos y de infraestructura son algunas de las orientaciones entregadas por la JUNJI para las familias que por primera vez enviarán a sus hijos e hijas a un recinto educativo parvulario.

Se terminan las vacaciones y muchas familias comienzan la búsqueda de un jardín infantil o sala cuna idónea para matricular a sus hijos e hijas. Ante este escenario, es que la JUNJI V Región sugiere considerar ciertos aspectos al momento de elegir un recinto educativo para así tomar una decisión informada y que dé seguridad a los padres y madres.

La sala cuna y el jardín infantil son una etapa relevante en la vida de nuestros niños y niñas puesto que, como lo demuestran todas las investigaciones, es un proceso que otorga beneficios concretos al desarrollo de los párvulos. Y esto gracias a que es allí donde los niños y niñas socializan, comparten y se reconocen a sí mismos, lo que va forjando su identidad y progresiva autonomía. Aprenden jugando, se mueven, exploran y descubren libremente, lo que ayuda a potenciar sus fortalezas y creatividad en compañía de sus educadoras, técnicas y familias.

“Es muy importante que al momento de visitar el futuro jardín para nuestros hijos e hijas no sólo consideremos la infraestructura y las condiciones de las dependencias, sino que también otros aspectos importantes como la experiencia e idoneidad de las profesionales, corroborar que posea proyecto educativo y plan nutricional acorde a las necesidades del párvulo, como también protocolos de seguridad y buen trato”, sostuvo Alejandro Tapia Vargas, Director Regional (s) de la JUNJI Valparaíso.

Los padres y madres que enviarán a sus hijos e hijas a jardines infantiles deben tener en cuenta que la transición de la casa a un recinto desconocido puede afectarlos emocionalmente por lo que es necesario realizar un trabajo previo a su ingreso. Ante este escenario es que se recomienda que durante el periodo de adaptación, aproximadamente dos semanas, pueda acudir en compañía de su “tuto” o juguete favorito, a fin de hacerle más grata su permanencia. En caso de llantos frecuentes, es aconsejable que la madre o padre del menor lo acompañen por media hora al inicio de la jornada a fin de que el niño o niña no sienta que se le está abandonando.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

182 beneficiarios de Los Andes no han cobrado el Aporte Familiar Permanente que otorga el Gobierno

La provincia con más pagos rezagados es la