Dueña de casa sufrió millonario robo luego de ser sedada en el centro de Los Andes

Dueña de casa sufrió millonario robo luego de ser sedada en el centro de Los Andes

- en Los Andes
8633
La víctima caminaba por calle Yerbas Buenas hacia Esmeralda cuando fue interceptada por la mujer

La llevaron hasta su domicilio donde la intimidaron con un arma de fuego sustrayéndole joyas y dinero

Víctima sostuvo que se trató de un tipo de droga por sumisión.

Un millonario robo en el interior de su domicilio sufrió una dueña de casa del sector oriente de Los Andes, luego que en el centro de la ciudad fuera abordada por una mujer y un hombre que la sedaron, la llevaron en un vehículo hasta su vivienda donde la intimidaron con un arma de fuego, le sustrajeron joyas y dinero avaluadas en aproximadamente $60 millones, para luego trasladarla hasta una de las avenidas.

La víctima, de iniciales A.H., se atrevió a dar al conocer el caso que le afectó a El Andino luego de leer la noticia de la situación vivida por la comerciante de la Botillería El Gatuno, publicada en nuestra edición del viernes pasado, al recibir un billete de $10.000 por el pago de una compra.

Indicó que si bien han transcurrido algunos meses, dijo que ha querido hacer público los hechos que tuvo que enfrentar por lo preocupantes que resultan y para poner en alerta a otras dueñas de casas y a los vecinos en general de Los Andes.

La señora relató que un día a finales de abril a las 9:00 horas salió de su casa para dirigirse al centro de la ciudad y concurrir a una peluquería, siendo trasladada en un automóvil por una persona conocida hasta la calle Bernardo O’Higgins, bajándose a la altura del Edificio Médico Las Rosas.

Luego comenzó a caminar por calle Yerbas Buenas hacia Esmeralda, cuando a mitad de cuadra sorpresivamente se le acercó una mujer con acento extranjero y de alrededor de 50 años que le exhibió un papel y le pidió que se lo leyera.

“Me saqué los lentes y ella me acercó el papel bien a mi cara, empezando a sentirme extraña. Luego la mujer me tocó la cara y sobó mis manos, pero yo no hacía nada porque era como si estuviera soñando, no era yo. En eso me di cuenta que llegó un hombre, al parecer chileno, que le dijo que me llevaran al frente donde había un asiento”.

Agregó que luego de un momento, no recuerda cuanto tiempo, la trasladaron en un taxi hasta su casa, pasándole las llaves al sujeto que abrió y entraron.

“Abrieron un mueble donde tenía plata, unos 60 mil dólares, y luego sacó una caja donde tenía mis joyas de oro, que eran muchísimas, que guardaron en una bolsa. Después la mujer me pidió mi argolla, por lo que cuando moví mis manos el tipo sacó un revólver que me lo puso en el pecho y luego en el cuello. Todo esto pasaba, estaba viendo, pero no hacía nada”.

Después de esto la sacaron de la casa y la llevaron hasta la esquina de Esmeralda Poniente con avenida Santa Teresa donde la dejaron, para los dos delincuentes darse a la fuga en dirección desconocida con el botín conseguido.

La afectada al rato reaccionó no sabiendo qué hacía en ese lugar, dirigiéndose en dirección a su casa, pero luego se devolvió hasta Esmeralda con Yerbas Buenas “y es ahí donde empecé a darme cuenta y me fui a mi casa donde vi que estaba en completo desorden el lugar donde sacaron mis cosas”.

De acuerdo a la víctima, la estimación de todo el tiempo en que los dos delincuentes estuvieron con ella fue por un lapso de alrededor de tres horas.

Sobre lo ocurrido le informó a su esposo, quien realizó la denuncia ante Carabineros de Los Andes y que por instrucción del fiscal de turno dispuso diligencias a la Policía de Investigaciones (PDI). “Entraron a la casa, se llevaron algunas cosas por si habían huellas, pero me preguntaban e insistía que me habían hecho el ‘cuento del tío’, sin embargo yo pienso que aquí hubo un tema de droga (impregnada en el papel que le hicieron leer)”.

La afectada comentó que esta situación le generó diversos trastornos emocionales y de salud. “Fueron días y días en que no dormí, tuve que ir al psiquiatra, estoy en tratamiento por seis meses y todavía no logro dormir bien, incluso siempre me acuerdo, me pone mal y desde ese día no salgo sola al centro”.

Dijo que el dinero lo mantenía para enfrentar los años junto a su esposo como adultos mayores.

Finalmente, el cónyuge agregó que a su señora le llegó una carta de la fiscalía local notificándole que el caso fue archivado por falta de mayores antecedentes.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

PDI arrestó al autor del crimen de comerciante andino ocurrido en calle General del Canto

Fue baleado en la cabeza durante asalto a