Sociedad de Artesanos de Los Andes, prestigiosa institución con 142 años de existencia

Sociedad de Artesanos de Los Andes, prestigiosa institución con 142 años de existencia

- en Columnistas
877
Directiva de la Sociedad de Artesanos e Industriales de Los Andes durante la década de 1950. Entre ellos, Luis Rodríguez Quezada (al centro sentado) y Enrique Correa, a la derecha de los directores de pie.

Hace algunas semanas atrás la Sociedad de Artesanos de Los Andes realizó un ciclo de «conservaciones sobre historia» con la participación de conocidos historiadores y la asistencia de numerosas personas, todas ávidas de conocer más acerca de nuestra ciudad, sus personajes, hechos y futuro que se advierte de ella.

La institución, que nació con el nombre de Sociedad de Artesanos e Industriales de Los Andes, ya tiene una existencia de 142 años, constituyéndose en la institución más antigua y de plena vigencia de Los Andes, orientada desde su nacimiento en impulsar el desarrollo de la ciudad y especialmente en fomentar la cultura del pueblo.

Desde sus comienzos se organizaron en su salón de actos diversas charlas de toda índole, conferencias y encuentros de grupos, pero también destacándose por sus obras de bien social, las que tuvieron el sello de sus numerosos presidentes que han presidido sus directorios desde que se iniciara en 1877 el proceso de su fundación.

Al corto tiempo de haber sido creada, la institución tuvo un largo receso de 12 años, reiniciándose sus actividades el 18 de agosto de 1889, lo que permitió dar vida nuevamente a la institución. Y la razón de este receso se debió a que muchos de sus integrantes dieron un paso adelante cuando la patria los llamó para enrolarse en el ejército que participó en la Guerra del Pacífico.

Su personería jurídica la logró de acuerdo al decreto Nº 2987 de 6 de noviembre de 1894 gracias a los trámites que en ese entonces realizara el distinguido hombre público don Malaquías Concha.

Durante esta larga historia de esta prestigiosa institución andina, se pueden mencionar la construcción del Mausoleo en el Cementerio Parroquial de Los Andes, la creación de la Escuela Nocturna José Manuel Rodríguez, contando con su primer profesor ad-honoren don Juan B. Reyes. También su historia figura el benefactor Arturo Flores Vargas, quien donara una gran cantidad de libros y con los cuales se abrió la biblioteca de la sociedad en 1902. Y fue durante la presidencia de Germán Vargas que se logró, en 1926, contar con su sede social, gracias al benefactor José Manuel Rodríguez y donaciones que se recolectaron entre socios y amigos.

A través de su historia la institución también ha fomentado el deporte y otorgado beneficios a sus socios, como el pago de consulta médica, de recetas, subsidios, cuota mortuoria, etc.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

Los riesgos del abuso en Fiestas Patrias

Si hay algo que caracteriza a los chilenos