El calor excesivo pone en riesgo la salud de nuestros vecinos

El calor excesivo pone en riesgo la salud de nuestros vecinos

- en Columnistas
339

“Sería una irresponsabilidad no anticiparnos a los riesgos que trae aparejado el cambio climático”

Por Octavio Arellano Zelaya

Concejal y ex Alcalde de Los Andes

(Primera parte)

Las altas temperaturas que están afectando a la provincia de Los Andes, están poniendo en riesgo severo la salud de muchas personas, por lo que no cabe duda que estamos frente a una emergencia sanitaria ambiental que llegó para quedarse. A pesar de su gravedad, creemos que no se está abordando con la urgencia y la dimensión necesaria por parte de las autoridades de gobierno del área de la salud, del municipio y de la sociedad civil.

Creemos que este es un tema que debe inicialmente ser abordado desde lo local, con los vecinos, especialmente los de menores recursos, que tienen escasas posibilidades de capear el calor en los balnearios del litoral, y que se sienten agobiados por el calor en sus viviendas, mientas los incendios forestales amenazan con seguir destruyendo un valioso recurso natural y la infraestructura habitacional, como ocurrió en los dramáticos incendios en los cerros de Valparaíso.

Mirando el caso de Los Andes, cuyas temperaturas superan los 36° hemos sostenido reiteradamente que es preciso iniciar acciones ambientales más concretas y permanentes, orientadas a proteger a la población, especialmente adultos mayores y niños, quienes son los más expuestos a sufrir daños por el exceso de calor. En esa línea hemos propuesto al Concejo Municipal y a la Alcaldía la destinación de recursos del presupuesto para encarar el problema del calentamiento global desde una dimensión local.

En ese contexto hemos promovido una iniciativa que hemos denominado “techo verde”, orientada a generar una trama vegetal mediante la reforestación intensiva de calles, plazas, avenidas, centros urbanos y poblaciones, que contribuya a disminuir el impacto de los rayos ultravioleta en la salud de las personas, permitiendo la renovación del aire y el equilibrio de la temperatura ante las altas temperaturas que han asolado al valle de Aconcagua.

(continúa mañana)

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

Adicción a la comida

Por: Carolina Navarro Klenner Académica Escuela Nutrición y