“Nuestra principal preocupación es cuidar el río y seguir construyendo la empresa de las próximas décadas que el valle de Aconcagua y Chile necesitan”

“Nuestra principal preocupación es cuidar el río y seguir construyendo la empresa de las próximas décadas que el valle de Aconcagua y Chile necesitan”

- en Minería
1418
Jorge Sanhueza.

Jorge Sanhueza, Gerente de Sustentabilidad y Asuntos Externos de Codelco División Andina.

El ejecutivo de la minera estatal se refiere al incidente ambiental ocurrido el 23 de enero pasado, en sus operaciones, cuando la rotura de una tubería provocó el derrame de relave minero al río Blanco.

“Nos duele, porque los trabajadores y trabajadoras de Andina hemos hecho un enorme esfuerzo por tener procesos ambientalmente seguros, más aún cuando gracias a este esfuerzo el 2017 y 2018 tuvimos muy positivos resultados en esta materia”. Es la primera reflexión del Gerente de Sustentabilidad y Asuntos Externos de División Andina, Jorge Sanhueza, respecto del derrame ocurrido el 23 de enero pasado en el área industrial.

¿Cómo se enfrentó este incidente?

Con transparencia y responsabilidad. Nuestra principal preocupación en términos ambientales es cuidar el río Blanco, somos muy conscientes que sus aguas, como tributarias del Aconcagua, son compartidas con la agricultura y la producción de agua potable. Por ello, nuestros protocolos indican que inmediatamente advertida alguna situación operacional que afecte al río, debemos dar aviso inmediato a la empresa sanitaria, a los regantes, autoridades locales y nacionales y, por supuesto, a las comunidades del camino internacional, con total transparencia. Y así lo hicimos. El derrame fue detectado por nuestros sistemas de control a poco de comenzar, por lo que rápidamente activamos nuestros procedimientos de emergencia, detuvimos la operación y comenzamos maniobras para contener el derrame en la zona de rotura, con el objetivo de que el relave no saliera de nuestra área industrial. De hecho, cerca de 80% del relave derramado quedó en el área industrial de Andina. También de forma inmediata, hicimos los primeros análisis a la calidad de las aguas en 4 puntos de los ríos Blanco y Aconcagua, los días 23 y 24 de enero, cuyos resultados indicaron que sus parámetros de calidad se mantuvieron en todo momento dentro del rango que históricamente han tenido estos ríos y de las normas de referencia de agua potable y riego, lo que fue ratificado por la Superintendencia de Servicios Sanitarios en los puntos de capturas de Esval. Repetimos estos análisis todos los días hasta el 3 de febrero, confirmándose la normalidad del rio. Adicionalmente, realizamos monitoreos en los APR de El Sauce, Río Colorado, Riecillos y Río Blanco, los que arrojaron resultados normales, esto en coordinación directa con la comunidad.

¿Actualmente hay presencia de relave en el río Blanco?

No. La limpieza comenzó el mismo día del incidente, desplegando todos nuestros esfuerzos humanos y técnicos, lo que nos permitió terminar el trabajo de limpieza del río el 30 de enero. No conformes con eso, y de tal forma de asegurarnos que la limpieza fuera rigurosa y efectiva, pedimos al Centro de Ciencias Ambientales EULA de la Universidad de Concepción que verificara en terreno la limpieza. Además, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) constató en terreno la no presencia de relave tanto en el fondo como en las riberas.

Pero ¿puede haber algún impacto en el mediano plazo a nivel del ecosistema del río?

Para descartar cualquier tipo de impacto en el ecosistema del río, encargamos al mismo Centro de Ciencias Ambientales EULA de la Universidad de Concepción, una institución independiente y reconocida en este ámbito, el análisis del ecosistema fluvial y ribereño, con inpecciones y toma de muestras en terreno que se extenderán por seis meses. Ya se realizaron las dos primeras inpecciones, al día siguiente del evento y una semana después, en 10 puntos, considerando los ríos Blanco y Aconcagua. El informe indica que todos los parámetros de calidad de agua cumplieron los requisitos para riego y conservación de la vida acuática; no se observó mortalidad de peces ni de plantas ribereñas en ninguno de los puntos inspeccionados. Como ya señalé, este estudio se mantendrá hasta julio de este año y sus resultados los informaremos a la comunidad y autoridades, tal como lo hemos hecho hasta ahora.

A más de un mes de ocurrido ¿cuál fue la causa de este hecho?

Nuestra investigación interna concluyó que se debió al desgaste exterior de una tubería del sistema de conducción de relave de respaldo (ducto de 18”). Hay que decir que este sistema opera sólo 2 a 3 días en el año, cuando nuestro sistema de conducción de relave principal, nuestra canaleta de relave, se encuentra en mantención, tal como era el caso el 23 de enero. También tenemos que decir que el año 2016 se realizó una revisión de esta tubería, definiéndose que estaba en condiciones de operar y que se debía comenzar a realizar un recambio gradual. El reemplazo del tramo donde ocurrió la rotura estaba programado para el segundo semestre del 2019, sin embargo lamentablemente el incidente ocurre antes de la implementación de la solución.

¿Qué medidas de fondo adoptó o está adoptando la empresa para evitar nuevos incidentes?

Por lo pronto y como medida inmediata sacamos de servicio la tubería afectada, hasta su reemplazo total, no solo los tramos que estaban en el plan original. Para ello invertiremos del orden de US$ 40 millones. Y, por supuesto, recoger todas las indicaciones que nos hagan las autoridades competentes y llevar a la práctica las recomendaciones de nuestra investigación interna y seguir mejorando nuestros estándares operacionales. Nosotros somos los primeros interesados en darle esa tranquilidad a la comunidad.

Ha mencionado que Andina ha mejorado sus estándares ambientales ¿Puede explicar en qué se traduce esto?

Efectivamente. Desde el 2016 iniciamos un programa de inversiones ambientales muy signifcativo, de más de 100 millones de dólares, para contar con mejores estándares de sustentabilidad en nuestras operaciones, que incluyó el recambio del 100% de nuestro concentraducto, el reforzamiento completo de la canaleta de relaves e iniciativas para disminuir el consumo de agua en nuestras faenas, por nombrar los aspectos más destacados. Gracias a estas inversiones, sumado al compromiso de todos nuestros trabajadores y colaboradores, tuvimos un positivo año 2017 y 2018, mejorando considerablemente nuestros indicadores ambientales. Disminuimos un 10% nuestro consumo de agua, en nuestra mina rajo desarrollamos un plan para controlar el material particulado y, para no afectar glaciares, generamos un proyecto que modifica la forma de nuestro rajo y depósitos de lastre.

¿Qué le puede decir a la comunidad del valle sobre la seguridad ambiental de Andina?

Que hemos trabajado muy fuerte en esta materia en los últimos dos años, que nuestra organización ha internalizado que la sustentabilidad es el único camino posible para la minería en Chile, más aún cuando nuestros trabajadores y trabajadoras viven en esta misma comunidad. Por ello, este incidente nos duele profundamente y no puede volver a ocurrir nunca más. Entendemos la reacción que ha generado en nuestros vecinos y lo lamentamos profundamente, por lo que junto con pedir disculpas públicas, nos comprometemos a reforzar todos nuestros sistemas y proyectos, para estar a la altura de lo que el valle de Aconcagua y Chile espera de nosotros. División Andina es una empresa de todos los chilenos y chilenas y es un yacimiento que aún tiene muchas oportunidades y riquezas que entregar a la gente del valle y a todos los chilenos.

«La limpieza comenzó el mismo día del incidente, desplegando todos nuestros esfuerzos humanos y
técnicos, lo que nos permitió terminar el trabajo de limpieza del río el 30 de enero», dijo Jorge Sanhueza.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

El difícil escenario minero que enfrentaría División Andina de aprobarse Ley de Glaciares

Según estudio de Cochilco y al que aludió