NO OLVIDES LO PRINCIPAL

NO OLVIDES LO PRINCIPAL

- en Columnistas
541
Hermano Angel Gutiérrez Gonzalo

Por: Hno. Ángel Gutiérrez Gonzalo

Cuenta la leyenda que una mujer pobre con un niño en los brazos, pasando delante de una caverna escuchó una voz misteriosa que allá adentro le decía: “Entra y toma todo lo que desees, pero no te olvides de lo principal. Y recuerda que después que salgas, la puerta se cerrará para siempre. Por lo tanto aprovecha la oportunidad, pero no olvides lo principal.

La mujer entró en la caverna y encontró muchas riquezas. Fascinada por el oro y por las joyas, puso al niño en el suelo y empezó a juntar ansiosamente, todo lo que podía en su delantal. La voz misteriosa habló nuevamente. “Te quedan sólo ocho minutos”.

Agotados los ocho minutos, la mujer cargada de oro y piedras preciosas, corrió hacia afuera de la caverna y la puerta se cerró. Recordó, entonces, que el niño había quedado dentro y la puerta estaba cerrada para siempre. La riqueza duró poco y la desesperación siempre.

Lo mismo ocurre, a veces, con nosotros mismos. Tenemos muchos años para vivir en este mundo, y una voz siempre nos advierte: “No te olvides de lo principal”. Y lo principal son los valores espirituales, la familia, los amigos, la vida. pero la ganancia, la riqueza, los placeres mateeriales, nos fascinan tanto que a veces lo principal se queda a un lado.

REFLEXIÓN:

¿Qué cosas ocupan nuestro primer lugar?. Del día ¿cuántas horas dedicas a lo principal?

CITA BÍBLICA: Mt.25,1-13.

“Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes, que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Y cinco de ellas eran prudentes y las otras cinco fatuas…

ORACIÓN

Quisiera ser, Señor, más esencial.

Quisiera comprender que las peleas inútiles lo único que hacen es restarme fuerzas.

Quisiera comprender que es más hermoso vivir menos pero vivir mejor.

Quisiera entender que no deseas que haga muchas cosas sino que las haga bien.

Quisiera entender que no quieres que salude a todos

solo a los que se encuentren conmigo.

Quisiera entender que no me pides que salve el mundo

pero sí que me preocupe de los que me rodean.

Quisiera comprender que no me pides que sea un mago

pero sí que sea capaz de sacar una sonrisa de un rostro triste.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

Libro destacado: El amor sobre todas las cosas

Autora: Isha El amor es la fuerza más