Ley “Chao Cables”

Ley “Chao Cables”

- en Columnistas
491

Por: Guillermo Campos Faúndez, académico Facultad e Ingeniería Universidad Andrés Bello

De un tiempo a la fecha, la gran cantidad de cables que conviven en la infraestructura existente en la vía pública (postes, cámaras subterráneas, otros), se ha convertido en un problema para los municipios, organizaciones ciudadanas y el público en general. La instalación de cables para distintos usos, principalmente aéreo, y con un marco fiscalizador poco claro, ha permitido que muchos de estos elementos mencionados que quedan fuera de servicio o en desuso, no sean retirados, generando un impacto visual y daños en otras instalaciones que las soportan. Si bien, los entes fiscalizadores como lo son la SEC (Superintendencia de Electricidad y Combustibles) y la Subsecretaría de Telecomunicaciones (SUBTEL), establecen responsabilidades para aquellos servicios que comparten las mencionadas estructuras, en lo particular empresas de distribución de energía eléctrica y empresas de corrientes débiles (TV cable, telefonía, datos, otros); no existía la obligación de mantener y retirar instalaciones en desuso, principalmente en el sector de Telecomunicaciones. Esta Ley obliga a las empresas a remover estos “escombros aéreos” en un plazo máximo de cinco meses, una vez que el municipio los califique como desechos, y busca aumentar la seguridad, evitar accidentes en eventos climáticos y mantener los cielos despejados. Si la empresa no responde, las municipalidades podrán quitar los cables por su cuenta y el costo será traspasado a la empresa respectiva. Con esta modificación a la normativa, se establecen claramente los responsables, plazos y quienes ejecutarán los trabajos. Las concesionarias y permisionarias de telecomunicaciones, así como las de energía eléctrica, deberán cumplir con los estándares de respuesta ante las emergencias que establezca la normativa técnica de telecomunicaciones y eléctrica a que se refiere la presente disposición, la que considerará plazos máximos de respuesta para distintos tipos de eventos. Todo lo anterior, permitirá despejar considerablemente las calles de estos “escombros o chatarra” aéreas que existen a todo el largo del país y creo que será lo mejor para tener una ciudad más limpia, más hermosa, más amigable y con una mejor calidad vida.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

Desde el valle… Calle Larga, Gerardo Papen y la genealogía de Gabriela; Gerardo Whelan y Machuca

Por: Luis González Reyes – Francisco Rodríguez Arancibia,