Miguel Espinoza: “Se está tratando de hacer un monstruo para condenar a alguien”

Miguel Espinoza: “Se está tratando de hacer un monstruo para condenar a alguien”

- en Los Andes
2053
El acusado insistió en su inocencia durante la extensa declaración prestada ante el tribunal.

Acusado por la muerte de Ámbar al declarar en segundo día del juicio oral en su contra.

A las 9:10 horas de ayer prosiguió en su segunda jornada en el Tribunal Oral en lo Penal de Los Andes el juicio en contra de Miguel Andrés Espinoza Aravena, acusado por la Fiscalía de Los Andes por el delito de violación con homicidio en contra de la niña Ámbar Lazcano Páez y para quien fue solicitada la pena de presidio perpetuo calificado.

Tal como estaba previsto, el acusado renunció a su derecho a guardar silencio y prestó declaración ante los magistrados Alessandra Tubino, Carlos Muñoz y María Cornejo, como así también antes los intervinientes, los fiscales Ricardo Reinoso y Alberto Gertosio, los abogados querellantes de la Fundación Amparo y Justicia, del Sename y de la Intendencia Regional, y el abogado defensor privado Homero Caldera.

El acusado hizo una cronología de cómo la niña llegó al hogar para quedar al cuidado de él y su esposa, al igual que la hermana mayor.

En parte de su relato, dio a conocer que todo lo que le sucedía a la pequeña era informado y estaba en conocimiento de profesionales del programa Familia de Acogida Especializada (FAE) Ayún, que efectuaban visita todas las semanas a la casa o se acudía al establecimiento.

PROPENSA A TENER MORETONES

Uno de los aspectos que ha llamado la atención y se ha cuestionado en el desarrollo de la investigación ha sido el tema de los moretones que presentaba la niña en diferentes partes de su cuerpo en los meses previos a ocurrir el hecho que terminó con su fallecimiento.

Al respecto, Espinoza dijo que estos eran producto de juegos, caídas y porque simplemente se le tocaba un poco más fuerte. Hizo presente que en una oportunidad cuando se le llevó para atención en el Hospital de Los Andes, un médico le señaló que “por tener la tez muy blanca era propensa a tener moretones”.

CAÍDA DEL CABELLO

También acotó que cuando la recibieron se encontraba con malas condiciones higiénicas, con coceduras y un moretón chico en un brazo. En cuanto a la caída del cabello, comentó que le señalaron que era por estrés. “Están rebuscando para dejarme como agresivo”, indicó.

PROBLEMAS ESTOMACALES

Igualmente hizo referencia a problemas estomacales que presentaba la menor de edad, manifestando que las defecaciones eran de un olor muy fuerte, por lo que se le hizo un examen de sangre que no arrojó nada y que se le iba a efectuar una endoscopia.

MANIFESTÓ SU INTENCIÓN DE NO CONTINUAR CON EL CUIDADO

Ante las lesiones que presentaba, indicó que incluso su madre en una ocasión los encaró señalándoles que estaba golpeando a la niña y que tiempo después desde el hospital se hizo una denuncia por un probable caso de maltrato infantil luego de una atención.

Por lo anterior, dijo que una vez a su señora y otra a las profesionales del FAE Ayun les manifestó que no iba seguir con el cuidado de las dos niñas.

“No he negado que tenía moretones, se ha pensado que se los hacía yo y mi señora. Nosotros tratamos de cuidar lo mejor a los niños, aunque reconozco que no fuimos capaces de entregar el cuidado que Ámbar necesitaba”.

SE CAYÓ DE LA CAMA

Más adelante hizo referencia de manera particular a lo acontecido el viernes 27 de abril de 2018, detallando lo vivido durante el día, que esa noche llegaron otras personas a la casa que vieron a la niña y las circunstancias en la que quedó solo con la pequeña, sosteniendo que en ningún momento le hizo daño ni atentó sexualmente, haciendo hincapié que incluso le dio en dos oportunidades leche y que la acostó quedándose dormida.

Señaló que alrededor de las 23:00 horas, cuando estaba haciendo aseo en el primer piso, sintió un golpe en el segundo piso y al subir a ver a Ámbar la encontró boca abajo en el suelo tras caerse de la cama, por lo que la tomó en los brazos y la volvió a acostar, retomando las labores domésticas.

Después fue a verla nuevamente y la halló quejándose, por lo que al destaparla le vio el abdomen hinchado, por lo que se contactó con su señora que estaba trabajando en un packing, le contó lo que le pasaba, ella le dijo que le diera unos remedios pero que no pudo hacerlo porque no tenía y esperó hasta que ella regresara a la casa, desde donde las trasladaron hasta el Servicio de Urgencia del Hospital San Juan de Dios de Los Andes.

Al ser atendida le indicaron a su esposa que la niña estaba muy grave y con signos de haber sido violada, por lo que se llamó a Carabineros, en tanto que a las 3:00 horas de la madrugada la menor fue derivada al Hospital San Camilo de San Felipe donde falleció la pequeña horas después. En tanto ellos quedaron retenidos por la policía uniformada y después fueron llevados hasta el cuartel de la PDI.

Manifestó que se le declaró culpable antes que se conocieran los resultados de los peritajes del Servicio Médico Legal (SML). “Para poder reafirmar se contrató a uno de los mejores médicos forenses”, agregó.

NI VIOLADOR NI ASESINO

Aseguró tajantemente que “no soy ningún violador. Cómo se les puede ocurrir que voy a violar a una niña, eso me da rabia e impotencia. Aquí se está tratando de hacer un monstruo para condenar a alguien. Se está estigmatizando la muerte de la niña y se han tergiversado puntos para acusarme de violación”, insistió.

Por ello, el acusado pidió al tribunal “que se vean las pruebas científicas y se validen como son, porque no se vaya a condenar a alguien que solo quiso hacer una ayuda, porque no voy a ser un violador y un asesino”, sentenció.

El juicio iniciado el lunes debiera prolongarse por tres semanas.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

67% valoró positivamente el acuerdo por la nueva Constitución

De acuerdo a Encuesta Cadem. Un 67% de