La responsabilidad en la prevención del cáncer de piel

La responsabilidad en la prevención del cáncer de piel

- en Columnistas
1088

Por: Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada

Es poco probable que hoy en nuestro país nadie sepa sobre los peligros que conlleva la exposición al sol sin protección y los nefastos efectos que los rayos UV provocan en nuestra piel. En Chile, hoy el cáncer de piel es el tercero más común en la población y, de acuerdo a la OMS, entre 2010 y 2015, se produjo un aumento del 20%.

Este contexto precisa de una labor de información y concientización que no puede comenzar o terminar entre primavera y verano, y menos depender sólo de organismos enfocados en esta problemática. Acá la responsabilidad debe recaer en todos los actores del mercado, incluyendo a los profesionales de la salud que tienen un contacto permanente –y gratis- con la población como son los químicos farmacéuticos.

Hace un tiempo reflexionábamos sobre el rol que este profesional puede cumplir como el primer asesor de salud. Esta labor asistencial resulta fundamental, ya que no sólo pueden entregar valiosa información al que visita una farmacia en busca de un producto, sino que también, entregar datos para evaluar manchas o lunares, que en algunos casos podrían volverse cancerosos (melanomas).

Es así como, desde nuestra vereda, podemos ayudar a identificar melanomas a través de simples técnicas como la “ABCDE”. Asimetría (aspecto anormal), Bordes (irregulares), Color (uno o más en un lunar), Diámetro (mayor a 6mm) y Elevación (lunares no planos) son elementos fundamentales a evaluar para consultar con un especialista, en caso de presentar una o más de estas características en un lunar o mancha en la piel.

Es difícil negar que la interacción entre químicos farmacéuticos y pacientes va en directo beneficio de la sociedad, considerando que de acuerdo a la Corporación Nacional del Cáncer, una de cada mil personas sufren con esta enfermedad, quitándole la vida a 300 cada año.

Por esto, la importancia de este profesional no sólo radica en sus amplios conocimientos respecto a los fármacos, sus usos, toxicidad, interacciones o las dosis de administración, sino que también como un educador de la población sobre estas materias y otras que involucren la prevención y la búsqueda del bienestar integral.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

El miedo en épocas de crisis

Por Andrés Dominichetti Herrera. Psicólogo. Estamos viviendo una