¿POR QUÉ LA VIOLENCIA?

¿POR QUÉ LA VIOLENCIA?

- en Columnistas
540

Por Cristian Videla Santander, Psicólogo.

En 1932 dos de las mentes más brillantes e influyentes en el mundo moderno Albert Einstein y Sigmund Freud establecen un diálogo epistolar llamado ¿Por qué la Guerra?

En este sublime y desconocido intercambio de cartas intentan responder la interrogante de la violencia del ser humano, todo ello en el contexto del periodo de entreguerras, pero que hoy con el estallido social chileno, tiene más vigencia que nunca.

Einstein le escribe a Freud, considerándolo el científico que más conoce sobre el funcionamiento del psiquismo humano y lo interpela respecto del porqué las personas y el estado como representación institucional resuelven sus conflictos por la vía de la violencia.

Einstein esboza como hipótesis en esa formulación que esto puede tener que ver con el “apetito de poder”. Dice además, que una minoría ha atentado contra el pueblo sometiéndolos al empobrecimiento y el sufrimiento. Finaliza preguntando cómo se puede restablecer la paz en el mundo?

Freud tarda más de un mes en responder la carta de Einstein. Lo hace en septiembre de 1932. Primeramente reconoce que Einstein ha dicho —sobre el tema de la guerra y de la destrucción — “lo esencial”.

Señala : “admitimos que los instintos del hombre se reducen exclusivamente a dos categorías: aquellos que quieren conservar y aquellos que quieren destruir y matar, los englobamos bajo el término de pulsión agresiva o pulsión de destrucción” . Ambas pulsiones habitan en cada uno de nosotros.

Pero si reconocemos que dichas pulsiones viven con nosotros, la pregunta es ¿por qué algunos deciden destruir y otros conservar la paz?

Dicha respuesta dice Freud, está en la esperanza de CANALIZAR esta energía de tal forma que no halle su expresión en la violencia.

Continua … “para ello sería necesario …formar una categoría de pensadores independientes, de hombres inaccesibles a la intimidación y entregados a la búsqueda de lo verdadero, pero que logren comprender que la violencia no es el mecanismo”.

Por lo pronto este diálogo, nos invita a pensar en una ética humana que valore el pensamiento y la razón versus la barbarie y la pulsión de muerte.

Nos invita a “cuestionar la lógica del poder” que siempre ha sido el invitado a la mesa de todas las tragedias humanas.

Bueno, les dejo estas ideas para que las puedan reflexionar, debatir y colocar en conversación.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

Libro Destacado EL ENIGMA DE CAMBI

Autor: Paul Sussman Egipto, año 532 a. C.