CUIDARSE PARA QUE LAS FIESTAS TENGAN SENTIDO

CUIDARSE PARA QUE LAS FIESTAS TENGAN SENTIDO

- en Columnistas
358
Francisco Rodríguez A

“Todos los días nos decimos ¡Bah!, tengo tiempo, ya estudiaré mañana, y luego, aquí tienes lo que pasa.

¡Ay! Ésta ha sido la gran desgracia de nuestra Alsacia: dejar siempre su instrucción para mañana.”

Cuento “La última clase”, Alphonse Daudet (fragmento)

El Colegio de Profesores de Los Andes con sus Consejos Gremiales manifiesta públicamente su preocupación y rechazo ante la decisión de un emblemático establecimiento de la ciudad a efectuar licenciaturas presenciales para sus cuartos medios, como ha rechazado que no se haya postergado la PTU presencial más allá de enero.

1. Dejamos en claro que nuestra posición no será nunca en contra de la persona de nuestros estudiantes, apoderados o cualquier estamento de la educación pública, sino en prevención de la salud de todos cuantos forman las comunidades educativas.

2. Nadie puede dudar el cariño que tenemos a los estudiantes, creamos con ellos vínculos que van mucho más allá de la sala de clases, a cada uno quisiéramos abrazar, contener, acompañar y orientar. Siempre estamos dispuestos a protegerlos, defenderlos, a procurar lo mejor para cada uno de ellos, por eso siempre estamos juntos en los procesos educativos y sociales. Este año hemos tenido que aprender a hacerlo a la distancia que nos permite la tecnología, porque todos estamos expuestos a la posibilidad de un contagio que no quisiéramos que nadie pudiera contraer, porque aún resta mucho para que el peligro pase y podamos decir que tenemos la seguridad y la libertad de aproximarnos presencialmente.

3. Así como hemos realizado los esfuerzos para no dejar de entregar apoyo pedagógico por todos los medios que hemos podido, sentimos también que es nuestro deber de maestras y maestros decir a toda la comunidad que queremos ser consecuentes con el cuidado de la salud, porque esto es un tema sanitario y de vida que está lejos de terminar. Todos los países y localidades que han relajado sus medidas de prevención han tenido nefastas consecuencias y los especialistas incluso temen un rebrote para los próximos meses.

4. No quisiéramos que nadie más pase por lo que han tenido que sufrir tantas familias. ¡Quién no conoce un caso cercano de contagio! ¡Cuántas familias ni siquiera pudieron acompañar los restos de un pariente o amigo en casa, el templo o el cementerio porque el virus obligó a despedirlo en dolor y soledad!

5. Como Colegio de Profesores, hemos manifestado nuestra preocupación y rechazo a que las pruebas de acceso a la educación superior (PTU) hayan sido calendarizadas presencialmente en enero. Manifestamos que debería haberse permitido ingresar a las universidades con las notas de enseñanza media y también pedimos para todos los estudiantes la promoción automática del año. No hemos sido escuchados y esperamos sinceramente no tener que lamentar contagios y menos, muertes.

6. Aplicando el principio de que a la misma circunstancia corresponde la misma razón, no solamente es contradictorio, sino que, además, inentendible que no habiendo existido clases presenciales por los motivos de prevención y cautela sanitaria reconocidos y decretados por la autoridad, se insista en realizar una ceremonia presencial como una licenciatura- actividad de carácter social o comunitario y no académica- en condiciones que no han variado sustancialmente.

7. Llamamos a todos a seguir actuando con la mayor responsabilidad: las autoridades, que debieron en su momento tomar las medidas de cuarentena y restricción de libertades y que tienen la responsabilidad legal y moral de proteger a los ciudadanos; los adultos, jóvenes y niños, las familias, todos hemos debido adaptarnos a nuevas rutinas sociales; relajar nuestros cuidados y medidas de prevención puede llegar a ser mortal.

8. Esta pandemia ha marcado ya completamente la vida de todos. No es cierto que se puede “aprender a vivir con el virus”; la única manera de vivir seguros es superarlo con las vacunas que aún no están disponibles. Insistimos: Una vida vale mucho más que cualquier ceremonia, por justa y emotiva que sea (y que puede efectuarse también con ayuda de la tecnología o cuando realmente pase el peligro); una vida, toda vida, vale más que una prueba y que una fiesta con sus trajes especiales y vale más que cualquier situación social “normal” que pueda ponerla en riesgo.

9. Llamamos a nuestras autoridades y directivos, a los colegas docentes, a nuestros compañeros asistentes de educación y a los padres, por el inmenso amor que tenemos a nuestros estudiantes y sus familias, a considerar que la pandemia es un problema de salud y no de aprendizajes y, en consecuencia, a no transformar a nuestros niños y jóvenes ni a ellos mismos, en vectores de contagio ni exponerse, arriesgando su salud y sus vidas.

10. Sabemos la importancia de los ritos, símbolos de paso y de cerrar ciclos. Por lo tanto, los exhortamos a realizar estas actividades sociales de manera remota, si se juzga urgente efectuarlas. O con criterio amplio y comprensivo, pensando no solo en situaciones individuales sino en el bienestar colectivo, postergar ceremonias y otros festejos presenciales para un tiempo más, cuando existan condiciones reales y seguras para hacerlas; insistimos que proponemos postergar y no suprimir o abolir dichas actividades; tenemos la certeza de que llegará el tiempo de poder reencontrarnos presencialmente con seguridad, porque todos nos queremos vivos. Y así la fiesta tendrá aún más sentido.

Francisco Rodríguez Arancibia
Presidente Provincial Colegio de Profesores, A.G.
y Consejos Gremiales de los establecimientos públicos de Los Andes

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

“RECTIFICACIÓN JUSTA Y NECESARIA”

Por: Jorge A. Walters Allende Estamos ad-portas de