DEL ROTO CHILENO

DEL ROTO CHILENO

- en Columnistas
354

Por: Eugenio Astudillo

En la década del 1.830 el entonces flamante Ministro don Diego Portales Palazuelos, titular de las secretarias del Interior, de Relaciones Exteriores y de Guerra, planteaba que en temas relacionados con la política internacional, que Chile, debía desarrollarse entre Cordilleras y Mar basando su porvenir en una expansión económica y comercial sobre el Océano Pacifico, con sus almacenes libres, en una zona franca, ubicada en el puerto de Valparaíso, posición que se confrontaba directamente con las ideas del Mariscal Boliviano Andrés de Santa Cruz, quien quería desarrollar una gran potencia, con ese mismo factor, ubicada en el norte del hoy nuestro territorio, teniendo como sustento su sueño de una unión entre Perú y Bolivia, como un restablecimiento del Imperio Incaico.

Por otra parte, con los peruanos, en ese mismo tiempo, ya hacían varios años que se vivía una verdadera guerra de tarifas por los impuestos a variados productos agrícolas, tales como el trigo chileno y el azúcar del Perú, lo que aprovechó el Mariscal Santa Cruz, para formar con su vecino, un pacto de unión entre ellos, llamada la Confederación Perú – Boliviana, que Chile no aceptó por varias consideraciones económicas y políticas, lo que llevó a nuestro país a declarar la guerra a los confederados, por esa nueva organización que los potenciaría en nuestro desmedro,

En el año 1.836, al fracasar todas las gestiones del embajador Mariano Egaña, nuestra joven patria se vio enfrentado a un conflicto bélico imprevisto, que en un principio fue muy impopular para el pueblo, por las lejanas tierras que se pretendían atacar justificando solo un interés comercial, situación que cambió el 3 de junio, cuando en Valparaíso fue asesinado el Ministro Portales, en una extraña confabulación política – militar, en donde los culpables y autores del crimen fueron considerados traidores a la patria, al servicio del enemigo, lo que obligó al gobierno de entonces, a seguir con la guerra declarada, enviando a Blanco Encalada a cargo de una pequeña tropa de 2.800 soldados, el que al ver la superioridad numérica de los enemigos, firmó el Tratado de Parcarpata, en donde se fijó la paz y el regreso del ejército chileno a sus cuarteles en Chile, sin presentar ningún combate al enemigo.

El tratado fue rechazado por el gobierno y el pueblo chileno y otras, quien duplicó su ejército, ahora a cargo del General Manuel Bulnes Prieto, el que después de desembarcar en Ancón, y dar las batallas de Matucana, Buin y otras, se decidió en atacar Lima, para lo cual se trasladó a la localidad de Yungay, en donde se enfrentó con el grueso del ejército de la Confederación de cerca de 6.000 hombres, al cual derrotó ampliamente, demostrado el coraje, la organización y la templanza del soldado chileno, lo que produjo la esperada unión nacional de la joven patria, el amor e identificación de los nacionales con su tierra, situación que posteriormente fue ratificada con la declaración del día de esa batalla, el 20 de Enero, como el “Día del Roto Chileno” oficializado en el año 1.889, pero conmemorado desde el año 1.839, año de la heroica batalla, con la creación de un nuevo barrio residencial, con una plaza especial bautizado como “Yungay” en la ciudad de Santiago.

El término “Roto” en Chile, lejos del significado de origen español relacionado con la pobreza y la precariedad intelectual y cultural, se usa en nuestro país, desde el siglo XX, como un término para identificar a una figura de identidad nacional, que considera conceptos de valentía, orgullo y alegría, que fue lo que distinguió a los soldados que participaron en la batalla de Yungay.

El paso del tiempo, la modernidad, y políticas de algunos últimos gobiernos de no resaltar efemérides de origen militar, han ido mermando la grandeza de la conmemoración de esta fecha en la ciudadanía, la que solo; ahora, permanece en el recuerdo de las generaciones más antiguas de chilenos, que recuerdan con nostalgia esta celebración nacional, que, en magnitud, significado y fecha, solo era superada por las actuales Fiestas Patrias.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

El “nuevo” Chile

Sr. Director: Paradójico resulta, por decir algo, que