Tomado del libro de Héctor Miranda A. (Libre adaptación)

LOS ANDES EN LAS DICTADURAS DE O’HIGGINS Y FREIRE.- A la ejecución de San Bruno y al destierro de Marcó del Pont después de la victoria de Chacabuco debemos agregar la expulsión del país de algunos eclesiásticos que habían sido peligrosos y que en el gobierno iniciado el 16 de febrero de 1817 se tornaron, según el Director Supremo, desquiciadores del orden público.

El 27 de febrero, en la noche, llegó a la villa un grupo de desterrados pertenecientes a la Iglesia. El más prominente de ellos era nada menos que el obispo don José Santiago Rodríguez Zorrilla; lo acompañaban los canónigos señores Manuel Vargas, José Garro y José Antonio Rodríguez i el sobrino del obispo y provisor don Juan de Dios Arlegui.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

“RECTIFICACIÓN JUSTA Y NECESARIA”

Por: Jorge A. Walters Allende Estamos ad-portas de