“La cara oculta del Covid-19″

“La cara oculta del Covid-19″

- en Columnistas
277

Jorge A. Walters A.

Nada es absolutamente BUENO…ni totalmente MALO, aunque ambos, al combinarse, para su optimización, siempre serán regulables y perfectibles, en pos de lograr una mejor humanidad.-

La madre Naturaleza, desde los albores de los tiempos, nos ha querido enseñar que, para que pueda haber actividad, siempre será preciso y necesario que, exista algún par de opuestos, como en otras culturas lo son y han sido: el YIN y el YANG.-

El ser humano, para muchos, el más peligroso y dañino virus existente, poco amigo de pensar, o de reflexionar y además, poco habituado a comprender, ni a medir en forma consciente sus posibles consecuencias, es el encargado y por cierto, el principal responsable de direccionar en algún sentido, para su propio beneficio, o para el bien de toda la humanidad, el efecto que, produce la combinación de la enorme energía que, sin duda genera la tensión entre estos poderosos y opuestos elementos.-

Si quisiéramos simbolizar, o graficar lo señalado, imaginemos que, en nuestras manos tenemos un “Equipo de oxicorte” que, per sé, no es bueno, ni malo, como si lo determinaría el uso que, en forma eventual pudiéramos darle.- Con este equipo, sin duda, podríamos cortar planchas de acero, perfiles, fierros ángulos, platinas, o mallas metálicas, de las dimensiones precisas para aquello que, queremos construir.- No obstante, por el contario y a la inversa, con éste mismo equipo, conforme a la orientación ética de nuestras vidas, también podríamos darle un reprobable uso delictual, como por ejemplo serían: cortar las protecciones metálicas, para ingresar indebidamente a un recinto privado, tanto como, para romper, abrir y desvalijar un Cajero Automático y muchísimas otras más .-

Es lo que, históricamente ha ocurrido en la humanidad, donde los grandes inventos, o descubrimientos, como el Dinero, la Imprenta, la Energía Nuclear, la Medicina y tantos otros, a poco andar, sus fines y su utilización, siempre fue alterada, o re-direccionada, por algunos, para generar un enriquecimiento y poder, en su propio beneficio.-

De conformidad con la lógica que señala que, todas las cosas son simultáneamente buenas y malas, intentemos encontrarle el lado bueno y amable del COVID-19 que, por cierto debiera tenerlo.-

Para ello, teniendo presente que, más importantes que las respuestas, son las preguntas, intentemos preguntarnos frente al COVID-19 lo siguiente: ¿Será posible continuar viviendo en las penumbras propias de la “Caverna”, luego de haber salido de ella, gracias al COVID-19 y de percibir ahora, la cruda realidad que se visualizó?… ¿Nos habremos dado cuenta de que, el ser humano, quiéralo o no, es parte componente e inseparable del Todo? … ¿Tiene alguna lógica, el afán y la premura en logar un enriquecimiento sin límites, como para llevarnos a una sobre-explotación de los recursos naturales y a la torpe, e irracional contaminación de la Naturaleza?… ¿Qué tan poderosos, creemos poder llegar a ser, si lográramos acceder a una absurda disponibilidad de enormes riquezas?… ¿ Cuál podría ser la razón de que, de pronto, deba aparecer un minúsculo virus de origen desconocido, para vernos obligados a un confinamiento en nuestros hogares y al cese casi total de nuestras actividades productivas y socio-económicas?… ¿Será ésta nueva forma obligada de existir, una invitación a una retrogradación, o vuelta al pasado, para re-evaluar el valor de la vida en familia, o para efectuar un replanteo sobre el tipo y calidad de la Educación y de la Salud y de la priorización del empleo, y/o a la utilización de nuestro tiempo? … ¿Nos habremos dado cuenta de que, la extrema pobreza, la inequidad, el hambre, la injusticia, el temor, la desesperanza y la impotencia, frente a un futuro incierto y carente de soluciones que, como claro factor sociológico, NO ES una opción voluntaria, perfectamente podría provocar en algunos seres humanos, una ira y un rencor inmanejable contra todo y contra todos que, no pocas veces, podría instarlo a un desahogo expresado en la destrucción y hasta en la pérdida del temor a morir, debido a que, a su juicio, ya no les quedaría nada más que perder ? … ¿Serán suficientes todas estas dificultades Provocadas por el COVID-19, para percibir y apreciar ¿ Dónde y porqué se hacen visibles lo mejor y lo peor del ser humano?… ¿ Cuál es su opinión frente al comportamiento insensible, o generoso del ser humano, como: el heroico personal de la Salud, al igual que, el de aquellos otros trabajadores de servicios imprescindibles para el normal abastecimiento de la ciudad, como el de los altos ejecutivos y las políticas de las más grandes empresas que, saben aprovechar, todo lo favorable que les permite la legislación vigente, muchas veces impulsada por ellos mismos y/o, cuando en muchas Comunas, a través del accionar laborioso de sus Alcaldes y personal municipal, organizaciones e instituciones de beneficencia, se aprecia un actuar solidario pleno de AMOR y de sentida caridad, de quienes tienen poco o nada y aún así, lo comparten? …finalmente…¿ Qué le parece a Ud. que, tanto Chile como la gran mayoría de los países, además de su necesaria culturización científica y sanitaria sobre la Pandemia, sobre los cuidados y precauciones a tener en cuenta y sobre la cantidad de ventiladores mecánicos y nuevas camas, centren sus diversos informes diarios, en dar a conocer las cifras sobre, nuevos contagiados, total de fallecidos, recuperados y los totales acumulados diariamente.- ?…

Ya habrá tiempo para que, una vez que la Pandemia haya sido derrotada y nos acostumbremos a la “Nueva habitualidad”, podamos fiscalizar si, en tan terribles circunstancias, el actuar especialmente en lo relativo a compras de todos los diversos elementos e insumos, los encargados de su adquisición actuaron en forma ética y con la debida honestidad que, por cierto es exigible.-

Si Ud. concuerda con lo expresado, ….. Decrete con fuerza y convicción … ¡¡¡ QUE ASÍ SEA!!!

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

“QUIÉN FUE MI PADRE”

Como buen demócrata cristiano, abrazó los ideales de