Nuestro cuerpo

Nuestro cuerpo

- en Columnistas
298

Por: Dr. Denis Panozo Villarroel

Nuestro cuerpo, es el envase que nos tocó para desarrollar nuestras vivencias, es decir, vivir en este planeta por una desición de nuestros padres que aportaron sus semillas con la informacion genética suficiente para lograr una vida terrenal con un envase mortal.

Es la verdad y todas las diferencias que se dan, es por que a cada uno de nosotros tiene que cumplir tareas diferentes por lo cual al comienzo nuestro cuerpo va adquiriendo diferentes virtudes, excepto las personas con fallas en su genética que les provoca diferentes déficit en su desarrollo, tal forma que no les permitirá una vida de calidad. Los normales van ha sobrellevar en mejor forma nuestra estadia en los primeros años, donde esos años mozos lleno de energía y con deseos de realizar tantas cosas, que cometen muchos errores, que le van enseñando que la vida no es todo dulce. Pero es la mejor etapa de nuestras vidas, porque nuestro cuerpo está en plenitud, pero a través de los años se va deteriorando y es difícil aceptar que no podamos mantener nuestras cualidades físicas y nos molesta además que nos ataquen enfermedades que deterioran mas aún nuestro organismo, aparecen dolores molestos e incapacidades que van minando la calidad de vida

Bien, frente a esta realidad debemos preocuparnos de cuidar el envase que al comienzo como los autos era último modelo y brillaba, pero el tiempo pasa, en realidad no pasa se queda y dejan rastros que van menoscabando nuestra calidad de vida.

Normalmente hasta los 35 ó 40 años nos sentimos dueño del universo y pensamos que no nos entrarán balas, pero lamentablemente el carnet pasa la cuenta y el óxido comienza apoderarse de las articulaciones y nuestros órganos internos comienzan apolillarse.

Por lo cual debemos comenzar a preocuparnos seriamente de los 35 años adelante, siempre y cuando tengamos la suerte de no venir con el envase abollado por descuido, al ceder en nuestra juventud al vicio del tabaco, al alcohol y las múltiples drogas, venenos que lamentablemente están actualmente al alcance de los menores.

Debemos ser empáticos con nosotro mismo, debemos querernos, no dejar pasar molestias extrañas que menoscaban nuestra vida diaria. Piensa que al comienzo pueden tener cura, luego solo habrá una reparación transitoria. A diferencia de los autos no tenemos repuestos, por tanto no hay manera de cambiar el modelo, solamente nos queda cuidarnos.

Nuestro cuerpo es una máquina extraordinaria, como será que a pesar de toda la tecnología avanzada que existe hoy solo han podido lograr un robot torpe en sus movimientos y qué decir de la parte cognitiva y sentimental, pero no es perfecta porque envejecemos y también perdemos esas cualidades por culpa de la enfermedad del cerebro (alzaimer), luego llegará el momento en que tendremos que entregar nuestro cuerpo a la madre tierra.

Ahora es importante tener nuestra responsabilidad de mantener un control después de los 40 años, cada dos años si no hay síntomas, y si los tienen por favor no esperen que aumenten en cantidad y menos en intensidad. Debemos cuidar el envase que nos asignaron, como dice un refrán popular “es lo que hay”.

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

Los Andes: una mirada desde Jano

Por: Luis González Reyes  Presidente del Centro de