“Síntoma, diagnóstico y tratamiento”

“Síntoma, diagnóstico y tratamiento”

- en Columnistas
304

Por: Jorge A. Walters A.

Lo que, pareciera ser propio y exclusivo de la Ciencia Médica, es perfectamente aplicable a la Electricidad, a la Mecánica, como también, a las Políticas socio-económicas del Estado.-

Esto, nos lleva necesariamente a reflexionar, sobre la lógica racional y certera que, siempre debiera aplicarse; tanto en Medicina, como en muchas otras actividades o labores y los pasos a seguir, para estar en condiciones de poder diagnosticar con precisión, la enfermedad, la falla eléctrica, o mecánica, o el malestar social, para que, tan pronto como se haya descubierto su ORÍGEN, o sus CAUSAS, si no hubiera intereses creados para no hacerlo, de inmediato se inicie el tratamiento que, corresponda y/o los cambios pertinentes para terminar con el problema.- Esto con frecuencia, extrañamente “NO SE HACE” o las medidas que se toman, lamentablemente, solo agravan aquello que, se quiere erradicar.-

A menudo sucede en Medicina que, un síntoma originado por una, o varias CAUSALES a la vez, obligaría a contar con ciertos exámenes, adicionales, para diagnosticar con precisión “de lo que se trata la anomalía”, su origen real y proceder a efectuar el tratamiento más adecuado.- Sin embargo, cabe preguntarse ¿ Qué pasaría si algún Profesional, se precipitara en evaluar y debido a ello, se equivocara en el DIAGNÓSTICO?… Por ejemplo: Si un(a) paciente, llegara con una muy altísima temperatura (fiebre) y en vez de investigar si esto obedece a alguna infección, o a algo anormal, se procediera a darle sólo una fuerte dosis de antipiréticos.- Luego, si no bajara la fiebre, en vez de PRECISAR SU CAUSA, sólo se limitara a aumentar la dosis y la frecuencia en que se tome el mismo medicamento, lo que, por cierto, pondría en riesgo a la persona que, de este modo continuaría agravándose.-

Ahora si se tratara de un problema eléctrico domiciliario, o automotriz que, hiciera saltar los antiguos tapones, o quemara reiteradamente los fusibles, en vez de localizarse el cortocircuito, erróneamente, se procediera a reforzar la resistencia con un alambre más grueso, o con fusibles de mucho mayor amperaje, el problema no se solucionaría y se estaría corriendo un serio riesgo de provocar un incendio.- ¿¿…??

En el caso de una falla mecánica, en un vehículo, cuyo motor se calentara en exceso, ocurriría algo similar si el técnico, sin verificar con certeza cuál era la CAUSA DEL PROBLEMA, sin mayor acuciosidad, ni consideración por los gastos excesivos, procediera a cambiar el radiador y/o la bomba de agua, o reemplazara el aspa del ventilador, cuando lo que, en verdad causaba el calentamiento, era la correa del ventilador que, se había cortado.- ¿A quién no le ha ocurrido algo así?

Lo más grave y peligroso, es lo que, ocurre en muchos países de todo el mundo, cuando sus ciudadanos, gracias a las Redes sociales, despiertan y comienzan a acumular rabia y presión, porque, se sienten discriminados y muy abusados por una minoría egoísta, ambiciosa e insensible que, desde siempre ha impedido, o dificultado que, se establezcan como Derecho: una EDUCACIÓN PÚBLICA de calidad, una SALUD PÚBLICA aceptable, una PREVISIÓN que, garantice ingresos dignos para la vejez, el acceso gradual a la VIVIENDA; que considere también el AGUA como un recurso y Derecho de uso humano y no como un bien transable, porque además, también se han dado cuenta de que, la JUSTICIA, no es la misma para los ricos, que, para los pobres.- Como si esto fuera poco, cuando además, se comprueba que la corrupción es transversal y muy generalizada, con evidentes casos de desfalcos, sobornos, triangulaciones, de coimas, de colusión, de delictuosas y muy malas prácticas, en los Gobiernos de turno, en la Clase Política, en la Justicia, en algunas Ramas de las Fuerzas Armadas y por ello, se siente impotente ante la injusticia social y frente a la carencia, de lo mínimo y necesario para subsistir junto a la familia.- Si a esto le sumamos ésta terrible y cruel Pandemia del COVID-19 , con ésta insoportable confinación y su horroroso cortejo creciente de nuevos contaminados y fallecidos, la tensión resulta insoportable.-

Todo lo descrito y mucho más, es lo que, puede inferirse como cruda realidad del análisis y diagnóstico objetivo, de la situación socio-económica actual que, por cierto, afecta a toda la humanidad.- Dicho esto y sin que, lo afirmado signifique según algunos fanáticos que, uno(a) pudiera estar a favor, o de acuerdo con la forma descontrolada de reaccionar de las mayorías enardecidas del mundo que, a veces para sus propósitos, son infiltradas por una minoría delictual que, suele ocultarse, en la numerosa muchedumbre, para destrozar, quemar, robar y saquear.- Esto hace explicable, o entendible, en alguna medida, el nivel de violencia, de las protestas, que, a menudo suelen agravarse, por la habitual represión, muchas veces brutal, desmedida y/o excedida en sus protocolos, por instrucciones precisas de los Altos mandos de las Fuerzas de Seguridad, ordenadas, por los Gobiernos de cada país, que, de esta forma, con una lógica institucional errada y en la creencia de que, con más armamentos y mayores facultades para repeler y abusar de los sufridos ciudadanos, infundirían más temor y controlarían mejor los disturbios, lo que, evidentemente, en vez de aquello, por lo general, solo consiguen enardecer más los ánimos y aumentar cada día más, la impopularidad institucional.-

Muchos países vecinos, más U.S.A, Europa y África, vienen sufriendo exactamente lo mismo, con idénticos resultados.- Si a esto se le suma el creciente tráfico de drogas, la discriminación, el racismo, la xenofobia y el rechazo a las numerosas migraciones, el caos es total.- Por esta razón, mientras los Gobiernos, de turno, obsesionados por mantener un sistema mercantilista y un Estado Subsidiario, no tomen debida consciencia, de cuáles son las “CAUSAS” reales de estos problemas y los erradiquen de verdad, todo continuará tal cual entre nosotros y habremos perdido la oportunidad histórica, de diseñar la NUEVA CONSTITUCIÓN que, será el “Marco regulatorio” para ese Chile ideal que todos(as) queremos para los próximos 50 años.- Sólo una a mayoría INDEPENDIENTE aplastante, como MÁXIMA AUTORIDAD DEL PAÍS, con contados Parlamentarios honestos y éticos, podrá corregir gradualmente la toxicidad política y recuperar la DEMOCRACIA para Chile.- Si Ud. concuerda con lo señalado, Decrete con fuerza y convicción ¡¡¡ QUE ASÍ SEA !!!

 

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

Protección a las personas mayores

Javiera Fernández Académica de la carrera de Derecho,