Boom de venta de huevos de «gallinas felices» potencia a emprendedora de Riecillos

Boom de venta de huevos de «gallinas felices» potencia a emprendedora de Riecillos

- en Los Andes
285
Noelia Báez, emprendedora de Riecillos.

Sabido es que la pandemia de covid 19 ha obligado a la población a sufrir extensos períodos de cuarentena, hecho que ha limitado el acceso de los consumidores a bienes y servicios esenciales. Sin embargo, la actividad agrícola se ha destacado por su capacidad de adaptación a la crisis, que le ha permitido garantizar el abastecimiento y suministro de alimentos del campo a la comunidad.

Uno de los rubros que lleva el estandarte en esta materia ha sido el avícola, el que no solo ha mantenido sus niveles de venta, sino que incluso ha experimentado un fuerte incremento de la demanda, principalmente de huevos.

Se trata de la producción de los denominados “huevos de gallinas felices”, los que ahora son distribuidos casi en su totalidad a través del sistema de reparto a domicilio, y que también tienen más que felices a las mujeres emprendedoras dedicadas a esta productividad.

Tal es el caso de Noelia Báez, de la localidad de Riecillos, al oriente de Los Andes, entre otras dos emprendedoras usuarias de INDAP, quienes ya desde antes de declarada la pandemia y a propósito de los efectos del estallido social habían comenzado a implementar con éxito la modalidad delivery.

LA GRANJA DE RIECILLOS

En el sector de Riecillos, comuna de Los Andes, se encuentra el emprendimiento de Noelia Báez, usuaria INDAP que se inició en la avicultura hace cuatro años cuando ingresó con un grupo de mujeres al Programa Mujeres Rurales del convenio INDAP – PRODEMU. Hace un año egresó y decidió continuar con el negocio en forma independiente. Ahora cuenta con 244 aves que son parte de la avícola “La Granja de Riecillos”.

Una de las características que le agrega valor a este emprendimiento es el tipo de alimentación que fabrica la propia emprendedora, con todos los nutrientes necesarios para las gallinas, a lo que adiciona alfalfa fresca, verduras y frutas. “Esto le da otro sabor al huevo”, dice Noelia Báez.

A principios de este año pudo agrandar sus gallineros, mejorar su implementación y adquirir una máquina revolvedora para alimentos, gracias a un crédito que se adjudicó a través de INDAP. “Junto con esto compré cortinas térmicas y mejoré la aislación de los gallineros”, comenta orgullosa.

Actualmente produce más de 5 mil huevos al mes, los que vende principalmente a través del reparto a domicilio. “Siempre hice delivery, pero con la pandemia aumentó mucho la demanda, porque la gente está más en sus casas y aumentó también el consumo de huevos. Reparto varios días a la semana a distintas comunas como San Felipe, Los Andes San Esteban y Santa María”, agrega Noelia. (Contacto Noelia Báez: Whatsapp +56 9 6667 4150; Facebook: La Granja del Abuelo).

Comenta en Facebook

Comentarios

Quizá te interese

Antes de la pandemia, así se conocía a Los Andes y sus principales eventos

Recuerdos de un pasado no muy lejano. «Los